El PROTOCOLO en la Ceremonia Religiosa

Primeramente, el coche, adornado (con arreglos florales), pasa a recoger a la novia, a quien acompaña el padrino.

El novio, llega por separado, acompañado por la madrina.

Los primeros en llegar a la iglesia deben ser el novio y la madrina.

Éstos deberán esperar a la novia en el altar de la iglesia (y no esperar fuera como hacen la mayoría de la gente en la actualidad). Lo mismo para los invitados, que todos deben esperar a la novia en el interior del templo.

Desarrollo.

La novia llega a la iglesia, acompañada por el padrino, y entra en la iglesia mientras suena la marcha nupcial. Si hay damas, pajes o niños de arras, estos entran detrás de la novia, vigilando no pisar la cola del vestido (cosa bastante frecuente).

El padrino (el novio) ofrecen su brazo izquierdo, excepto militares con sable (que se lleva a la izquierda) que ofrecen su brazo derecho.

Colocación.

Una vez que la novia ha llegado al altar la colocación en el mismo de izquierda a derecha es como sigue: la madrina, la novia, el novio y el padrino (siempre mirando hacia el altar). Los testigos de cada uno se sitúan a lado correspondiente (si van por la novia a la izquierda y si van por el novio a la derecha). Los familiares también se deberían colocar en su lado correspondiente (aunque es una práctica poco llevada a cabo). Se suele dejar este tipo de colocaciones para bodas muy formales.

Ceremonia.

En bodas muy formales, los padrinos pueden estar situados a un lado del altar, en vez de al lado de los novios. A lo largo de la ceremonia el sacerdote reclama los anillos que se colocan en el dedo anular derecho (excepto en algunas zonas como Cataluña que se lo colocan en el izquierdo). Tanto los anillos como las arras se entregan en este orden: esposo a esposa y esposa a esposo. Las alianzas las suele tener el padrino y la arras la madrina, excepto si hay niños de arras, que son lo encargados de llevarlas.

Otra de las características de la boda religiosa, es que los novios además de comulgar beben del cáliz. Una vez “casados” el novio levanta el velo de la novia, y la da un beso (la expresión “puedes besar a la novia”). Se finaliza el acto con la firma de los contrayentes, padrinos y testigos (generalmente en el altar o en la sacristía). El sacerdote debe entregar a los contrayentes la certificación eclesiástica para su inscripción en el Registro Civil y que surta los efectos legales correspondientes.

Cortejo de salida.

La salida de la iglesia es: los novios del brazo, detrás los padrinos y los niños de arras y las damas de honor. Si los padres no son los padrinos, pueden salir el padre de la novia del brazo de la madre del novio, y el padre del novio del brazo de la madre de la novia. Al salir, se produce la inevitable lluvia de arroz (aunque en algunos casos se lanzan pétalos de flores y se aplican otras costumbres). Si durante la boda hay un servicio de fotógrafo y vídeo contratados, deberán ser lo más discretos posibles y no hacer ruido o molestar. Los nuevos esposos marchan juntos en el automóvil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *